Desde inicios de año, los gobiernos del mundo se han visto en la necesidad de tomar medidas para evitar la propagación del virus COVID -19. Muchos laboratorios están trabajando en la vacuna, mientras eso sucede, el virus se expande desde el continente asiático y europeo hasta América Latina.

Suspensión de eventos deportivos

Latinoamérica ya tiene los primeros casos importados y los ministerios de salud ya han comenzado a tomar medidas excepcionales para controlar el brote del virus. Tomando como ventaja las experiencias previas de otros países, se han tomado recaudos, entre ellos, la suspensión de todas las prácticas deportivas como partidos de fútbol, carreras y competencias de calle, espectáculos deportivos y concentraciones de fanáticos.

Las medidas incluyen que los partidos se realicen sin público, aunque muchos clubes deportivos han decidido no jugar y suspender sus actividades. Las grandes concentraciones han sido suspendidas hasta nuevo aviso, además de las carreras de atletismo multitudinarias que suelen iniciarse en la temporada de verano en países como Chile, Argentina, Perú y Uruguay.

Varios jugadores de fútbol de la región que juegan en equipos europeos están en observación, ya que el Coronavirus ha dado positivo en varios deportistas en Italia y España. Recientemente, la atleta peruana Inés Melchor, mostró preocupación ante la posibilidad de no clasificar a Tokio 2020 por las dificultades que están presentando para entrenar, aunque quizás las olimpiadas no se realicen este año.

Opciones de entretenimiento

Aún en los países latinoamericanos no se ha decretado el aislamiento preventivo a nivel general, sólo a las personas que viajaron a los países de riesgo como Japón, Irán, Europa, Estados Unidos y China. Muchas empresas tecnológicas han enviado a sus empleados a trabajar desde casa. Actualmente, hay muchas opciones de entretenimiento vía streaming, juegos de video, la posibilidad de comunicarse con familiares, amigos, ejercitarse en casa y utilizar el comercio electrónico ante la necesidad de resguardarse, para proteger a las personas vulnerables y evitar la propagación del virus.