El uso de los teléfonos inteligentes creció exponencialmente, y hoy en cada casa de América Latina es muy probable que cada miembro de la familia tenga su propio teléfono celular. Los smartphones son imprescindibles en la rutina diaria y su uso no sólo se limita a comunicarse o compartir contenidos, también poseen otras herramientas como las aplicaciones móviles. Cada usuario tendrá apps diferentes, según sus hábitos y estilo de vida.

Pagar directamente con teléfonos inteligentes

En Latinoamérica desde hace varios años se pueden realizar pagos mediante el teléfono inteligente. Eso constituye un gran avance tecnológico y una mejora, no sólo para los comercios, sino también, para los consumidores que ven en esta modalidad de pago la posibilidad de obtener beneficios y descuentos a la hora de pagar mediante una aplicación como MercadoPago, por mencionar uno de los sistemas de billetera electrónica más utilizados en la región.

No sólo puede realizar pagos mediante código QR, también existen aplicaciones que generan códigos alfa numéricos para poder canjear cupones de descuento en tiendas y restaurantes. En cuestión de segundos podrá pagar servicios y productos de una forma rápida y segura. Poco a poco los cajeros operados por empleados, están siendo sustituidos por pantallas digitales en donde los clientes pueden elegir sus alimentos y pagar directamente con su teléfono.

Los latinoamericanos han adoptado sin mayores complicaciones los cambios tecnológicos a la hora de adquirir un producto. El uso de tarjetas para pagar el transporte público, aplicaciones para pagar directamente en cafeterías mediante aplicaciones propias; y poco a poco, el sistema bancario ha incorporado las tarjetas de crédito Contactless, que permiten mediante una identificación de radiofrecuencia realizar pagos con tarjetas de crédito o débito. Y muy pronto, se implementará en teléfonos inteligentes para pagar sin contacto, ni tarjetas, el transporte público y otros servicios, como ya está sucediendo en el continente asiático.