La digitalización de la economía en América Latina ha pasado de un simple pronóstico a una realidad. Los sistemas bancarios no son lo que eran antes, y millones de personas en la región realizan transacciones vía online durante todo el día, todos los días.

Tendencias de tecnología en América Latina

Bancos completamente digitales como el Banco Original en Brasil, el primero en la región con la posibilidad de abrir cuentas de forma online, compañías de seguro que se manejan mediante aplicaciones de teléfonos inteligentes, sin poseer agencias físicas; billeteras electrónicas que permiten pagar directamente desde sus aplicaciones y muchos avances más.

La inteligencia artificial en plataformas digitales de buscadores, redes sociales y la inminente llegada de la tecnología 5G, proponen estimular y desarrollar el crecimiento económico en la región latinoamericana.

No en vano, las principales empresas de consumo masivo apuestan a la venta online. Cada día se normaliza el uso de teléfonos inteligentes para pagar productos, y las compañías de marketing digital aprovechan la tecnología de geolocalización para ofrecer servicios puntuales a los usuarios según sus intereses y la ubicación geográfica en la que se encuentran.

Los sitios de casino online no se quedan atrás, e invierten muchísimo dinero en desarrollar juegos y plataformas como Lucky casino en donde los jugadores tienen opciones que superan la visita a un casino físico. Apostar en un casino en vivo con la tecnología disponible se convierte en una experiencia inigualable y en donde jugadores de todo el mundo comparten un espacio virtual e interactúan entre sí; y todo desde las aplicaciones especialmente diseñadas para brindar la mejor experiencia de usuario y sin la necesidad de moverse de su casa.

La comodidad se aprecia, y la tecnología aplicada a la economía permite que las transacciones sean mucho más rápidas y seguras. Usted puede pasar dinero en cuestión de segundos, pagar un servicio o hacer una jugada estupenda. Todo eso y más, desde su teléfono celular.