Declarado en el año 1975 por las Naciones Unidas, cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Durante todo el mes de marzo se realizan actos y manifestaciones para recordar y mantener vigente la lucha de las mujeres por ganar espacio en la sociedad, visibilizar sus necesidades y demandar un trato justo e igualitario, laboral y económicamente.

Conciliación, empoderamiento e igualdad

En América Latina existen organizaciones en pro de los derechos de las mujeres, bien sea de origen político, social, o fundaciones sin fines de lucro. Han pasado más de 100 años desde que se conmemoró por primera vez un día especial para luchar y reflexionar acerca del papel que merece la mujer en la sociedad. Mujeres europeas y norteamericanas pelearon por mejoras laborales y la posibilidad de ejercer el voto, entre otros propósitos.

Durante décadas los reclamos siempre se han mantenido, algunas veces escuchados, otros ignorados. Actualmente, la conversación gira en torno al empoderamiento femenino. Con el crecimiento de las redes sociales y la posibilidad de expresarse libremente en Internet, las mujeres están comenzando a hablar no sólo de los temas de igualdad de derechos laborales, la violencia de género y la posibilidad de elegir sobre su cuerpo; sino también, sobre conciliación.

Las mujeres no sólo tienen responsabilidades laborales, al llegar a casa deben continuar su jornada en los quehaceres del hogar, muchas veces sin cooperación de miembros de la familia. La conciliación familiar consiste en entender que no toda la responsabilidad del cuidado, limpieza y planificación de tareas debe recaer en la mujer. Muchas mujeres renuncian a su profesión por la imposibilidad de conciliar su vida laboral y familiar.

Por ello, movimientos en las redes sociales como MalasMadres, se crean para visibilizar esta problemática y lograr que las mujeres no tengan que renunciar a sus trabajos, que las nuevas generaciones de mujeres tengan mayores espacios y a su vez, la posibilidad de elegir.